lunes, 4 de noviembre de 2013

Los primeros huevos de dinosaurio

Esta es semana de "quiero saber más", en esta ocasión le daré seguimiento al tema "Los embriones de dinosaurio más antiguos" (clic para ver). Gracias a nuestros lectores por votar.

Cuando hablamos de fósiles de dinosaurio, lo primero que salta en la mente de la mayoría son los grandes huesos expuestos como réplicas en los museos del mundo. Muy pocos piensan o saben que existen huevos de dinosaurio preservados. Por más extraño que pueda parecer, los huevos de dinosaurio se han vuelto algo relativamente común de encontrar, pero ¿quienes fueron los primeros en descubrirlos?

Nido con huevos fósiles de Segnosaurus, un terizinosaurio de Inglaterra.

Curiosamente, nadie sabe el nombre del descubridor de los huevos de dinosaurio porque éstos se descubrieron desde la prehistoria. El primer contacto que tuvo nuestra especie con estas reliquias reproductivas se produjo entre hace 10,000 y 4,500 años antes de la era común. El hallazgo arqueológico contiene varias cáscaras de huevos que proceden de un sitio que más tarde se haría popular por la misma razón, Mongolia. Las cáscaras se encontraron con evidencias de tallado, taladrado e incluso engarces de gemas.

Los Acantilados Llameantes, en el interior del Desierto del Gobi, en Mongolia, son el lugar del hallazgo de las cáscaras de dinosaurio con trabajo artesanal que datan del Neolítico.

Por otra parte, el primer hallazgo científicamente documentado de huevos de dinosaurio procede de miles de años más tarde, en un tiempo que llamamos época victoriana. El descubrimiento fue llevado a cabo en 159 por el sacerdote francés Jean-Jacques Pouech, quien fuera un naturalista interesado en la arqueología, geología y paleontología. Él descubrió unas cáscaras de unos 2 mm de espesor con una curvatura ligera, de la que estimó un diámetro de 18 cm. Pouech no asignó los huevos a dinosaurios por dos razones: 1) los dinosaurios apenas y eran un grupo recién descubierto, con apenas 3 géneros descritos y 2) los huevos de aves y dinosaurios son muy parecidos en su estructura.

Cáscaras de huevo de dinosaurio. Este tipo de resto fue el primero que se documentó científicamente como huevo fósil de dinosaurio (aunque fuera reconocido primero como de ave).

Con este hallazgo se abrirían las puertas del campo del estudio fósil de los huevos de dinosaurio y los misterios que encierran estas antiguas estructuras.

FUENTE PRINCIPAL:
Carpenter, K. (1999). Eggs, Nests, and Baby Dinosuars: A Look at Dinosaur Reproduction. Indiana University Press. 336pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.