miércoles, 8 de mayo de 2013

Notas cortas: aletas pares, una historia con mandíbulas

Actualmente podemos dividir a los peces en dos grandes grupos, dependiendo de la arquitectura de sus bocas. Cuando estas no poseen mandíbulas denominamos a los peces 'agnatos' y cuando si poseen mandíbulas, los denominamos 'gnatostomados'. Los peces sin mandíbulas forman un grupo artificial que poco nos dice sobre relaciones de parentesco entre sus miembros. Por otro lado, los peces con mandíbulas representan un grupo natural (todos los miembros del grupo descienden de un único ancestro común) y de estos evolucionaron los primeros vertebrados terrestres; de ahí que tengamos mandíbulas y no una boca permanentemente abierta.

Ejemplos de 'agnatos' modernos. A la izquierda un mixino y a la derecha una lamprea. Note que en ambos la boca es una abertura circular sin mandíbula (en el caso del mixino la boca no es la abertura redonda, es la que se encuentra debajo).

Los peces mandibulados tienen además otra característica clave: tienen aletas en pares. Si observamos una carpa o un tiburón, veremos que tienen un par de aletas pectorales y un par de aletas pélvicas. De estas aletas (en otros peces) evolucionarían los miembros delanteros y traseros, los brazos y las piernas, las alas y las patas. Con respecto al origen de estas aletas, se creía que habían aparecido en el ancestro común de los gnatostomados y que ningún agnato tuvo apéndices pares.

Nombre y ubicación de las aletas en peces gnatostomados representativos. A la izquierda un Tiburón gris (Carcharhinus amblyrhynchos). A la derecha un atún aleta azul del sur (Thunnus maccoyii). En rojo las aletas pares. Fotografías de arkive.org/.

El mes pasado se publicó en la revista científica Biology Letters (Cartas Biológicas), un descubrimiento inesperado. Se trata del primer pez agnato con aletas pares. Contrario a lo que dicta el sentido común, este pez (del género Euphanerops) no tiene aletas pares pectorales o pélvicas, sino un par de aletas anales; los gnatostomados en cambio, tienen una única aleta anal. Este descubrimiento pone de manifiesto que allá por el Devónico, los peces 'experimentaban' con el número de aletas y que estas no evolucionaron de forma dirigida y gradual, sino en un mosaico de formas y funciones de las cuales desconocemos la mayoría.

Arriba, espécimen fósil de Euphanerops, el pez del estudio. Abajo, reconstrucción de Euphanerops según la nueva información. Modificado de Sansom et al. 2013.


FUENTE:
Sansom, R. S., Gabbott, S. E., & Purnell, M. A. (2013). Unusual anal fin in a Devonian jawless vertebrate reveals complex origins of paired appendages. Biology letters, 9(3).

2 comentarios:

  1. Osea que en el pasado los peces probaron todo tipo de posiciones de la aletas, muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por comentar.

      Así es probaron con varias características, entre ellas las aletas.

      SALUDOS :)

      Eliminar

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.