lunes, 18 de marzo de 2013

Notas cortas: cocodrilos cenaban bebés de dinosaurio

Un nuevo artículo publicado recientemente en la revista PLOSone presenta evidencias que sugieren que los crocodiliformes (cocodrilos y parientes similares) del Cretácico no sólo comían peces, sino pequeños bebés dinosaurio. La evidencia anterior sugería que los crocodiliformes grandes eran los depredadores tope de sus hábitats (los ríos, lagos y otros cuerpos de agua). Por mucho tiempo se desconocía si existían especies más pequeñas o si el papel que desempeñaban los juveniles en estos ecosistemas era relevante. Si bien, se cree que géneros como Deinosuchus o Sarcosuchus depredaban dinosaurios, no existe evidencia contundente al respecto.

Izquierda: Deinosuchus depredando a un tiranosáurido. Derecha: Sarcosuchus depredando a un sucomímido. Ilustraciones de Raúl Martín.

En este estudio nuevo se presentan evidencias de que pequeños dinosaurios de la familia Hypsilophodontidae (hipsilofodontide) fueron devorados por crocodiliformes de talla pequeña. Los restos fueron hallados en la Formación Kaiparowits, del Cretácico superior (Campaniense) de Utah, Estados Unidos. Los restos examinados comprenden varios individuos de una especie desconocida, pero emparentada a los géneros Oryctodromeus, Orodromeus y Zephyrosaurus. Las tallas estimadas van desde juveniles de 30 cm de largo a adultos de 2 m de largo. El juego completo de restos incluyen varios juveniles y pocos adultos y subadultos.

Restos de dinosaurio con evidencias de haber sido masticados por un crocodiliforme pequeño. A) reconstrucción esquelética del hipsilofodóntido no identificado. B) escápula izquierda UMNH VP 21104. C) escápula izquierda con marcas de mordida. H) parte de un fémur derecho UMNH VP 21107. I) marca de punción en el fémur derecho. D), F), G) acercamientos del elemento B) en los colores C). E) marca de mordida de aligátor moderno. J) detalle de la punción en H) con el color de I). K) punción de aligátor en hueso de vaca. L) Hipótesis de mordedura en H). M) hipótesis de fractura de diente en H). Tomado de Boyd et al. 2013.

Este estudio aporta no sólo la primer evidencia de depredación de jóvenes de dinosaurio por parte de crocodiliformes, sino que además apunta una nueva dirección en el estudio de las interacciones entre los componentes faunísticos del Cretácico y sugieren una complejidad trófica semejante a la moderna.

EVIDENCIAS:
- Restos de dinosaurio con marcas de dientes
- Parte del diente de un crocodiliforme embebido en un hueso de dinosaurio
- Tomografías, microfotografías

FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.