viernes, 29 de julio de 2016

Historia de un thagomizer

Hola que tal estimados lectores, tiempo sin leernos... Últimamente he estado muy ocupado con mi proyecto de tesis doctoral y no he tenido tiempo de casi nada divulgativo. Pero hoy, hoy es distinto. Les quiero contar la historia de un thagomizer. Pero primero ¿qué rayos es un thagomizer? Se pronuncia "tha-go-mai-ser" y es un término anatómico que se usa para designar cierta estructura que quizá todos ustedes conocen.

Esto damas y caballeros, es un thagomizer.

Así es, un thagomizer es la cola con púas de los estegosáuridos. Esta cola puede tener cuatro púas dispuestas en filas de dos o bien, como en el caso de Kentrosaurus, no estar bien delimitada. Y la historia que les quiero contar (por ahora) es la historia del origen de la palabra, pues es bastante curiosa. Resulta que en 1982 el caricaturista Gary Larson publicaba una tira cómica en serie llamada "The far side" (el lado lejano). En este año, Larson publicó la siguiente tira cómica:

En esta tira cómica un cavernícola le enseña en una presentación a sus congéneres la cola de un estegosaurio y procede a decir que "Ahora este extremo es llamado el thagomizer... En honor al fallecido Thag Simmons".

Y así fue como surgió la palabra thagomizer. Una especie de broma haciendo referencia a que esa estructura había matado a un tal Thag Simmons. En inglés el sufijo "izer" deriva del francés -iser (a su vez derivado del latín -izāre y del griego -izein) y se usa para formar sustantivos donde un algo es afectado. En este caso el pobre Thag fue afectado por la cola. En español podríamos decir que alguien es "thagomizado" cuando sufre el mismo destino que el buen Simmons. Sin embargo, dada nuestra creciente fascinación con los anglicismos, decidimos no traducir (castellanizar) el nombre y dejarle como thagomizer (con todo y su pronunciación).

Y ahora un ejemplo del potencial uso del thagomizer. Un Stegosaurus apuñala en el pubis (no, eso no es estructura sexual alguna) a un ThagAllosaurus. Ilustración de Robert T. Bakker.

Así que ahora lo saben. Gracias a Gary Larson, quien en 1982 hiciera una tira cómica es que tenemos un bonito término anatómico útil en paleontología.

miércoles, 20 de julio de 2016

¿Respeto a las ideas y creencias?

Sigo de "vacaciones" chicos. Pues me encuentro elaborando dos papers sobre rumiantes del Pleistoceno y también estoy completando unos reportes con nuevas investigaciones de mi tesis doctoral... Pero prometo estar de vuelta lo antes posible y también, responder comentarios y retomar la página de Paleontología de Vertebrados en Facebook. De momento, les dejo estas reflexiones salidas de una lectura a un comentario que llamó poderosamente mi atención, espero que les resulte útil la información.

Recién me topé con una publicación que decía que no se deben respetar las creencias, usando como ejemplo creencias que en la historia humana han llevado a cometer a sus creyentes atrocidades horribles.

La imagen en cuestión, de autor desconocido.

Y me dije "tienen razón", pero veamos qué nuevas bobadas tiene la linda caja de comentarios. Y resulta que un curioso personaje argumentaba: "si, si debes (respetar las creencias), ya lo dijo Benito Juarez (sic): el respeto al derecho ajeno es la paz..." (fin de la cita).

Benito Pablo Juárez García, un conocido personaje de la historia de México. Imagen libre de derechos de autor.

Tras asombrarme de la cantidad de personas que apoyaban tal comentario decidí dejarle un comentario. No lo reproduciré aquí, pero si hay cosas importantes que destacar, pues son útiles no sólo en debates religiosos, sino que también para entender mejor cómo funciona la ciencia.

Debates, esas lindas cosas que por alguna extraña razón, hoy en día se piensa que se ganan con "likes"... No señores, un debate se gana con buenos argumentos. Son ejercicios de la capacidad de raciocinio, no concursos de belleza.

Por experiencia propia me han salido con ideas del mismo tipo cuando examino de forma crítica un artículo científico. Desde joyas imperdibles como "pues ya se publicó, ¿quién eres tú para criticar un paper? ¿apoco crees que sabes más que los revisores?" (falacia ad baculum), "pues llegar a esto me costó mucho dinero y tiempo por lo que sé que es irrefutable" (falacia del alegato especial), "tu no lo puedes entender porque no viste los fósiles" (falacia del alegato especial, de nuevo) hasta exquisiteces como: "seguro eres fan del T. rex, por eso odias a Spinosaurus y dices cosas malas de él" (falacia del hombre de paja). Éstas y otras delicias del mundo de la retórica y las falacias (donde el plato principal es ad hominem) sólo buscan una cosa: dogmatizar una idea científica. Es decir, pretenden mancillar la ciencia y reducirla a una secta con fanáticos religiosos que atacarán a cualquiera que se oponga a sus dogmas (esto desgraciadamente, parece estar funcionando muy, pero muy bien).

Cada vez es más frecuente encontrar a populares opinadores de Facebook que hacen de la paleontología su chiste de mal gusto en transformar una ciencia en una doctrina dogmática. Ilustración de autor desconocido.

Pero ¿qué es un dogma? Es una proposición cuya validez no requiere de evidencias, ni se cuestiona. Las religiones y doctrinas son por definición dogmáticas. Pero la ciencia no. La Ciencia (con C mayúscula por favor) no opera con dogmas, por el contrario, opera con principios, que son por definición sujetos de ser demostrados. Y más aún, pues resulta que todo conocimiento científico es cuestionable y sujeto de ser debatido. Algo que no saben los "defensores de la verdad" que tanto detestan la crítica racional.

Dogmas, se ven lindos en religiones e ideologías basadas en la autoridad, pero apestan en ciencia.

Pero volvamos un poco a Benito Juárez (con tilde). El benemérito dijo que el DERECHO al respeto ajeno es la paz. Y claro, para garantizar una sociedad civilizada, se debe de respetar, procurar e incluso, garantizar que todo individuo tenga el derecho a pensar lo que quiera. Pero cuidado con la lectura. Lo que se procura es el "derecho a", no la idea. Don Benito no defendía las ideas, defendía el derecho a tenerlas. Claro, cualquiera tiene el derecho a pensar que Dimetrodon tenía una vela desnuda, que Spinosaurus tenía "doble postura" (lo que sea que signifique eso), que Tyrannosaurus rex era una bestia calva y otras cosas. Pero cuidado, cualquiera tiene derecho de rebatir esas ideas y ponerlas en duda. Amar tanto las ideas científicas al punto de considerarlas dogmas es un error garrafal.

Dudas y no certezas son el signo de alguien que no es crítico y por ende, que no sirve mucho que digamos para la ciencia. Duda de aquellos llenos de certezas paleontológicas, pues generalmente bañan con sus ideas preconcebidas esas "certezas" e indoctrinan a los incautos a pensar que la ciencia es así: un mar de certezas.

¿De qué sirve procurar el derecho a las ideas? O parafraseado distinto: ¿no es lo mismo procurar las ideas mismas? No, no es lo mismo. También recordemos que la libertad de unos termina donde empieza la de otros (eso incluye desde luego, el derecho a la libre expresión). Si una idea implica dañar los derechos fundamentales de otros, se debe procurar impedir que esas ideas se materialicen en el mundo. De lo contrario, nos enfrentaremos a nuevos holocaustos, segregaciones raciales, genocidios religiosos y otras monstruosidades. Las personas tienen derecho a criticar las ideas, pero no a rebajar, difamar y humillar públicamente a los que tratan de defender esas ideas, sin importar las circunstancias.

Grupos de Facebook rebosan en gente bully, personas que intimidan, agreden, humillan, discriminan, difaman y demás a otros, sólo porque piensan diferente de ellos o peor: porque "les quitan fama".

Si nos encontramos frente a alguien que se dice científico, que dice amar la ciencia y sus productos, pero paradójicamente transforma sus ideas en dogmas y trata de indoctrinar a otros para practicar libertinaje, ¡cuidado! Estás frente a alguien que no ama la ciencia, ama el fanatismo y es un sectario de su propia 'religión'.

Cuidado con los fanáticos sectarios disfrazados de científico o de amante de las ciencias. Reconocerlos es fácil, son bullys.

En Ciencia (pese a quién le pese), se nos enseña a ser críticos, a juzgar las ideas. En Ciencia, las ideas son culpables, hasta que se demuestre lo contrario. Las ideas no son personas, no tienen derechos y definitivamente no se escudan al escrutinio. Al menos no, aquellas ideas que pretendemos formen parte de cuerpos de conocimiento no dogmáticos como la Ciencia.

El sentido crítico es lo que mueve a la ciencia real. En las redes sociales abundan los que tienen miedo a ser criticados, a ser exhibidos como los charlatanes que son. Ese tipo de personas responderá como bully y aseverará muchas cosas con pretextos como "no recuerdo en qué artículo lo leí".

Aquellos que fuimos formados en Ciencias tenemos el deber moral de inculcar en otros el pensamiento crítico y racional, no el fanatismo y el dogmatismo. Si hacemos esto, haremos de la sociedad, un mejor lugar para vivir, uno donde tienes derecho a creer y ser respetado como persona, pero tus ideas son sujeto de la crítica y el escrutinio.

Los maestros de verdad enseñan a sus alumnos a pensar, no sólo vomitan hechos y sus preconcepciones. Los verdaderos maestros tratan de que sus alumnos les superen y no ven amenazados sus pequeños egos cuando otros los superan.

Si te gusta la Paleontología, no la deformes en una secta. Ensalza su estatus como Ciencia, enamórate de criticar y verás que a la larga, será útil en la vida cotidiana. Cambio y fuera.

jueves, 30 de junio de 2016

Mosquitos y plantas, lo nuevo de Science

Las revistas científicas son la fuente del conocimiento científico, pues luego de proponer tesis, éstas son evaluadas por pares y por la comunidad científica para discutir sus resultados. En esta ocasión les traigo dos noticias (lamentablemente no relacionadas directamente a paleontología) que me llamaron mucho la atención:

Determinación sexual en un mosquito

La determinación sexual por genes específicos es algo rara y más raro es estudiarlo en animales que no sean mamíferos. En los humanos por ejemplo, la determinación sexual se da por parte de los machos, cuyos gametos (los espermatozoides) portan el cromosoma sexual X o Y; el primero en conjunto con el X de la madre, genera una niña y el segundo, un niño.

Determinación sexual en humanos. Imagen tomada de icarito.cl

Por primera vez, se hace un estudio de determinación sexual en mosquitos de malaria (Anopheles gambiae) y resulta que el gen Yob es el responsable de "hacer" machos. Si este gen se silencia, los mosquitos machos (portadores de este gen) mueren.

Mosquito gamberro de la malaria, Anopheles gambiae. Fotografía de James D. Gathany.

Esto quedaría aquí como curiosidad científica y conocimiento sin aplicación (ya ven que todo lo quieren aplicar para que "valga")... Pero resulta que esto puede tener implicaciones para controlar brotes de estos insectos que son vectores de la peligrosa y mortal malaria.


El cambio climático aleja a los machos... de cierta planta

Existen plantas macho y plantas hembra (por si aún no lo sabías)... Y también existe el cambio climático... ¿Cómo se relacionan estas dos cosas?

Hablamos de cambio climático y esto es lo primero que salta en medios sensacionalistas... Pero no sólo los ositos están en riesgo, continua leyendo para que veas qué pasa con las pobres plantas.

Bueno, pues se habían hecho ya varios estudios de cómo las especies responden frente a las presiones de cambio climático (alteraciones de precipitación, temperatura, etc.), pero no se habían hecho estudio de cómo afecta el cambio climático a diferentes sexos en una misma especie de planta. En este estudio nuevo, se pone de manifiesto que la valeriana o planta de los gatos (Valeriana edulis) tiene respuestas diferentes según su sexo al cambio climático: los machos se han estado moviendo 175 metros cuesta arriba cada década por las condiciones climáticas cambiantes, mientras que las hembras permanecen donde siempre (a elevaciones de unos 1,800 metros sobre el nivel del mar).

Valeriana edulis, la pobre planta que sufre por el cambio climático... No es tan mona como un osito blanco, pero también está en riesgo. Fotografía de JW Stockert.

¿Qué implica esto? Pues que los machos cada vez están más lejos de las hembras y que la tasa reproductiva de esta especie está bajando por este efecto. Este es uno de los pocos estudios de cambio climático que nos muestran que incluso diferentes sexos de una misma especie pueden alterar sus distribuciones por el cambio climático y potencialmente, extinguirse. La pregunta ahora es ¿a qué otras plantas podría afectar esto?

Y bien ¿qué opinas de estos estudios? ¿Crees que son útiles? Deja tu respuesta en la caja de comentarios. Buen día estimado lector.

Fuentes:

Krzywinska, E., N. J. Dennison, G. J. Lycett, J. Krzywinski. (2016). A maleness gene in the malaria mosquito Anopheles gambiae. Science. 353(6294): 67-69.

Petry, W. K., J. D. Soule, A. M. Iler, A. Chicas-Mosier, D. W. Inouye, T. E. X. Miller, K. A. Mooney. (2016). Sex-specific responses to climate change in plants alter population sex ratio and performance. Science. 535(6294): 69-71.

viernes, 17 de junio de 2016

Hora de documental

Hola que tal estimados lectores. Debido a que casi no dispongo de tiempo para escribir temas complejos como los que tengo en mente desde hace tiempo, les traigo un documental que encontré muy bueno. Es corto, conciso, detallado y lo mejor: científicamente acertado.

Grandes Transiciones: El Origen de las Aves | HHMI BioInteractive Video


Espero que les guste y que si no tenían mucha idea del origen de las aves, ahora tengan una idea más clara. ¿Tienen dudas? No teman, las pueden plantear en la sección de comentarios.

jueves, 16 de junio de 2016

Cinco cursos en línea que no te puedes perder

Hola que tal estimados lectores, en esta ocasión les comparto cinco cursos en línea que definitivamente, no se pueden perder. Estos cursos forman parte de la plataforma educativa online Coursera y se ofrecen de forma gratuita por prestigiosas universidades. Se los presento:

1. Dino 101: Paleobiología de dinosaurios.

En este enlace podrás acceder al curso, haz clic aquí para ver.

Este curso es ofertado por la Universidad de Alberta (Canadá), fue diseñado por los paleontólogos Philip John Currie y Angelica Torices; es impartido por Betsy Kruk (una excelente instructora) y tiene invitados especiales como Victoria Arbour, experta mundial en anquilosáuridos. En este curso introductorio a los dinosaurios podrás aprender cuestiones de su clasificación, evolución, biología, origen y extinción a lo largo de doce semanas, un tiempo que seguramente encontrarás muy, pero muy valioso. Aún si eres un erudito en el conocimiento pop de dinosaurios, seguramente encontrarás que el curso te enseña un par de cosas nuevas.

Video introductorio del curso.

2. Paleontología: Dinosaurios terópodos y el origen de las aves.

Haz clic en este enlace para ir al curso.

Este curso también fue creado por el equipo de paleontólogos de la Universidad de Alberta. Esta vez, quien nos guía por el curso será el Dr. Scott Persons, un paleontólogo que tiene una excelente capacidad comunicativa y que realmente transmite su gusto por esta ciencia. En este curso aprenderás sobre anatomía de las aves, de los dinosaurios terópodos, el cómo evolucionaron (y radiaron) las aves y finalmente, tendrás un panorama sobre los grupos que componen la porción del árbol evolutivo de los dinosaurios relacionada al origen de las aves. Te encontrarás con sorpresas y viejos conocidos. Si te gustan las aves o los dinosaurios, este curso es para ti. Tiene una duración de cinco semanas y vale completamente la pena.

Video introductorio del curso.


3. Paleontología: Evolución temprana de los vertebrados

Haciendo clic aquí podrás ir al curso.

Este es otro curso impartido por la Universidad de Alberta que tiene como instructor a Scott Persons, aunque esta vez, su diseño corrió a cargo de la Dra. Alison Murray. ¿Te gustan los peces y no sólo para comer? Entonces este curso será de tu total interés. A lo largo de cuatro semanas verás cómo surgieron los vertebrados, qué condiciones propiciaron su evolución, radiación adaptativa y qué grupos conforman la base del gran árbol evolutivo de los vertebrados, todo hasta llegar al origen de los animales con patas: los tetrápodos. Un gran curso para los que saben de vertebrados acuáticos vivos o extintos y también para los que -como yo- no sabemos mucho de estos animales.

Video introductorio del curso.


4. Paleontología: Antiguos reptiles marinos

Un clic en este enlace y te llevará al curso.

Otro curso de la Universidad de Alberta, diseñado por Michael Caldwell e impartido por Scott Persons. En tan solo cuatro semanas aprenderás una tonelada de cosas relacionadas a reptiles marinos extintos, su origen, evolución, anatomía y adaptaciones. El curso está dividido en grupos biológicos, salvo por la primer semana, que trata sobre el problema de adaptarse a la vida en el agua. En semanas subsecuentes se habla sobre ictiopterigios (siendo los ictiosaurios sus miembros más conocidos), sauropterigios (que incluye a los famosos plesiosaurios) y mosasauroides. Algunos grupos se dejan de lado, pero vale la pena tomar este curso que es muy, pero muy enriquecedor.

Video introductorio del curso.


5. Orígenes - Formación del Universo, el sistema solar, la Tierra y la vida

Haz clic en este enlace para ir a la página del curso.

Dejemos de ser exclusivamente paleontológicos y entremos a un curso dictado por la Universidad de Copenhague, Dinamarca. Este curso es mucho más amplio y complejo que los pasados (eso no hace que los que acabamos de ver sean malos). Esto se debe a que el tema que toca es uno muy, pero muy grande: los orígenes. Otrora considerado tabú por la ciencia, hoy los orígenes son la mejor de las formas que tenemos para comprender aspectos, fenómenos y objetos naturales. En este curso los orígenes se tocan en 12 semanas donde se ve el origen de: el Universo, los elementos, las estrellas, el sistema solar, la tierra, la atmósfera, la hidrósfera, la vida, el mundo microbiano, la explosión cámbrica, los eucariontes, los animales, la atmósfera oxidante, las plantas, los insectos, las extinciones, dinosaurios, aves, la humanidad, etc. Es con mucho, el más amplio de los cursos aquí presentados y es impartido por una plétora de investigadores de alto nivel. Si te interesan estas cuestiones, no dudes en inscribirte al curso.


Video introductorio del curso.

Las ventajas de tomar estos cursos son muy amplias, desde enriquecer el currículo, hasta el loable hecho de aprender. Sin embargo estimado lector, usted tendrá que tener cierto dominio del idioma en el que se dictan los cursos: inglés. Si no sabe inglés, le será prácticamente imposible tomar estos cursos... Pero vamos, ¡no se desanime! Pues en la mayor parte de los cursos existen subtítulos que puede activar e ir traduciendo. Si se quiere, se puede. Y si le interesan más cursos, en Coursera.org podrá acceder a más de ellos.

Así que sin más, me retiro por hoy.
Agradezco a David Cabezas Sanchez por sugerirme hacer esta entrada.

domingo, 22 de mayo de 2016

PALEOFICHA: Sivatherium giganteum

Nombre común: Sivaterio gigante.

Nombre científico: Sivatherium giganteum (si-va-te-ri-um   gi-gan-te-um).

Significado del nombre: "Bestia gigante de Shiva", del griego θηρῐ́ον, traducido al latín como "thēríon", animal, más el nombre de la deidad Hindú Shiva (pues se descubrió en los Himalayas, la zona donde según la mitología, reside Shiva). El epíteto específico es el nominativo neutro singular del latín "giganteus", que significa gigante.

Descrito por: Falconer y Cautley en 1836*.

Grupo taxonómico: Pertenece al orden Cetartiodactyla (mamíferos de pezuñas pares + cetáceos), al suborden Ruminantia (mamíferos con rumen verdadero), al grupo Pecora (rumiantes con cuernos y premolares molariformes), a la familia Giraffidae (que agrupa a las modernas jirafas y okapíes) y a la extinta subfamilia Sivatheriinae, que agrupaba jirafas robustas de cuellos relativamente cortos.

Cráneo, pata y cuerno de S. giganteum, en el Museo de Historia Natural de Londres. Fotografía de (CC) Ghedoghedo.

Rango temporal: Plio-Pleistoceno (ca. 3.5-2.5 millones de años).

Encontrado en: Originalmente en el valle del río Markanda, en las montañas Sivalik, India. También se conoce de Pakistán, en el mismo rango geográfico.

Conocido a partir de: Un cráneo casi completo, restos de cuernos, patas delanteras completas, patas delanteras a partir del fémur y dientes aislados; el material pertenece a diferentes individuos.

Reconstrucción de S. giganteum por Joaquín Eng Ponce, asesorada por un servidor, composición propia.

Curiosidades: Lo primero que salta a la vista es que su nombre tiene un "origen divino", pero a que no sabes qué tiene que ver este jiráfido extinto con Batman y Arrow... ¿Te rindes? Bueno, pues que la zona donde se descubrió el holotipo se conoce también como "Manak Parbat" y si eres fan de DC comics sabrás que ese nombre (más la ciudad mítica de Shangri-La) son la inspiración de Nanda Parbat. En esta ciudad ficticia Batman aprendió algunos trucos de ocultismo y son la sede de la Liga de Asesinos (o liga de las sombras) en la serie televisiva de Arrow. Dejando de lado lo freak, cuando se describió originalmente la especie se asignó al ahora inexistente grupo Pachydermata ("piel gruesa"), un grupo que incluía elefantes, rinocerontes, hipopótamos y algunos animales como tapires y caballos. La confusión procede de la robustez de las patas, pues muestran adaptaciones graviportales (patas para soportar grandes pesos), incluso se le comparó con el elefante por su tamaño y pesada complexión (aunque sí se sabía que era un jiráfido, pero se pensaba era un vínculo evolutivo entre los artiodáctilos y los paquidermos, hoy sabemos que eso no es correcto). Este "jirafante" es el más grande de todos los jiráfidos vivos o extintos y esto se corroboró este año (2016) con un estudio que estimó su masa corporal en 1,246 Kg promedio, con un rango superior de 1,812 Kg y uno inferior de 875 Kg. Y recordemos, en biología lo "grande" se evalúa con la masa corporal, no con la altura, pues si consideramos este último factor, las jirafas modernas son más altas, pero no más pesadas, pues en promedio pesan 1,228 Kg, aunque hay algunos machos colosales que pueden llegar a pesar hasta 1,932 Kg. 

*Descripción original: Falconer, H. y  Cautley, P. T. (1836). Sivatherium giganteum, a new fossil ruminant genus, from the valley of the Markanda, in the Sivalik branch of the Sub-Himalayan Mountains. Journal of the Asiatic Society of Bengal: 38–50.

PALEOFICHAS ANTERIORES:

2. Diplodocus spp.
3. Lystrosaurus spp.
5. Paraceratherium spp.
9. Diplomystus spp.


Literatura consultada:


Basu, C., Falkingham, P. L., & Hutchinson, J. R. (2016). The extinct, giant giraffid Sivatherium giganteum: skeletal reconstruction and body mass estimation. Biology letters, 12(1), 20150940.